Ranking en Blogalaxia

BloGalaxia

Ranking en PeruBlogs

Peru Blogs

Ranking en BlogAdvance

BlogAdvance Top Blogs

martes, abril 03, 2007

Alan García declara la guerra a cocaleros, con apoyo de las FFAA



El día de ayer, Alan García ordenó al ministro del Interior, Luis Alva Castro, que bombardée las fosas de maceración de los cocaleros con aviones A-37 y que "ametralle" los aeropuertos clandestinos por donde sale la droga.

Además, ordenó que se restrinja los suministros de kerosene, cemento y otros elementos utilizados para la producción de PBC.

Para los entendidos, como Fernando Rospigliosi, estas declaraciones no son más que populismos exacerbados e incoherencias al por mayor. Para mi... bueh, es Alan. Cualquier cosa se puede esperar.

Muchos medios, como La República y La Primera, resaltan el llamado de violencia que hace el Estado para tomar acciones más firmes con respecto al tema del narcotráfico. Al llamado "día del narco", se le suman las declaraciones de Nancy Obregón y "Chiquitín", que declaran que la política de estado es dictada desde EEUU y es un reverendo fracaso. Sin embargo, Perú21 resalta el chiste.

Pero, la noticia trae más cola. A lo que parecía imposible y hasta risible, el ministro de defensa Alan Wagner sale a declarar que sí es posible que las Fuerzas Armadas participen en la lucha antidrogas.

Entonces, ¿en dónde estamos? Si es que utilizan los aviones A-37, dependiendo de qué tipo de misiles utilicen, pueden causar muchos daños colaterales con las explosiones de las fosas, que contienen kerosene. ¿Y los DDHH? Si, si, Cipriani, son una cojudez; pero eso es algo que también debería tener en cuenta el presidente antes de lanzar relinchos esquizofrénicos a diestra y siniestra.

Tal vez debemos pensar un poco antes de hacer esto. Deben haber otros caminos.

Perublogs Tags:

2 comentarios:

Luis Munoz dijo...

Por ejemplo podrian mandar a maradona a aspirar la selva.

Pável dijo...

La delincuencia común suele tener trasfondos más complejos. Precisamente, como ya dije un par de días atrás, resolverlos con tanques resulta un absurdo.