Ranking en Blogalaxia

BloGalaxia

Ranking en PeruBlogs

Peru Blogs

Ranking en BlogAdvance

BlogAdvance Top Blogs

jueves, diciembre 21, 2006

Por caridad, Caridad ... ¡ya pues!



Más de doña Caridad Montes, que hace rato está demostrando que le gusta la peliculita, la camarita, la sonrisita y todo. Ya parece que estuviera haciendo su desfile de modas por los medios, teniendo por caballito de batalla a “la honorabilidad y probidad del magisterio peruano”.

Si tuviéramos en verdad profesores tan buenos, nuestra educación no estuviera entre las últimas de América Latina, ¿verdad? Pero es que… en verdad… ya se pasa esta señora.

No le bastó con publicar el examen de la evaluación de los docentes por doscientos soles en el mercado negro y colgarlo en Internet para así poder plagiarlo y sacar de contienda al Ministerio de Educación, que hasta ahora no hace nada por remediar esto. ¿Será que ninguno de sus técnicos, graduados de IDAT, Cimas, la UTP y tanto instituto-universidad pichiruchi más, no saben “nadita, nadita” de páginas web? ¡Que les devuelvan su plata!


Una sabia decisión del Congreso de la República – gracias a Papa Noel, que leyó mi e-mail – está por poner a los mejores profesionales peruanos al servicio de la educación pública.

¿No sería excelente tener a Mario Vargas Llosa, enseñando a chiquillos de 4to de Secundaria, Literatura Peruana?
¿O a Hernando de Soto en Economía para 5to?
¿José Antonio del Busto y José Agustín de la Puente Candamo en Historia del Perú?
¿Nelson Manrique o Farid Kahatt a Educación Cívica?
¿Marcial Rubio? ¿El finado Valentín Paniagua?
¿El ganador del debate presidencial 2006, Augusto Álvarez Rodrich?

Eso si… que ningún aprista me diga que propone a Alan García para enseñar Ética.

Tener una plana docente de ese tipo en un colegio nacional resaltaría enormemente nuestra ya alicaída imagen de estúpidos alienados que tenemos en el extranjero. Si no me creen, vayan y pregunten en los foros.

Pero en fin. Estupideces aparte, doña Caridad, estando hecha una furia con Martha Hildebrant por su altercado en el Congreso, ahora ha amenazado irse hasta la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en “defensa de sus derechos”, ya que “el magisterio no permitirá que otros profesionales metan sus manos cochinas en la docencia”.

¡Escúchese, doña Caridad Montes! ¡Por… caridad! ¡Déjese de hablar huevadas! ¿No que el principio de todo educador, como dice San Juan Bautista de La Salle – fundador del colegio de donde provengo- , patrono de los maestros, “querer lo mejor para su alumno, ya que para él el niño debe ser como su hijo querido”? Qué manera de joder. ¡Si el 80% de su “magisterio” es completamente incompetente! Lo demuestran las estadísticas. Lea periódicos. No sea una educadora con “H” mayúscula.


Ese examen estaba más fácil que quitarle un dulce a un niño. ¿Tanta alharaca hicieron con eso? Yo no estudio Educación y, aún así, logré sacar más de 70 en los simulacros que daban en San Marcos. Si yo, que soy candidato al idiota del año, logré hacerlo, alguien con más de dos dedos de frente puede hacerlo.

Pero en fin. Le doy el beneficio de la duda. Pero estas declaraciones si son la cereza de este helado:

"Si se cristaliza el mencionado proyecto haríamos uso de nuestro derecho de asumir con responsabilidad las acciones de lucha, radicalizarlas, lo que significa empezar con una huelga nacional, que será consultada a las bases del Sutep (...) Los maestros la aprobarán porque tienen que defender su profesión", manifestó la sindicalista a la agencia Andina.
Fuente: Peru21


¡Pasumacho! Oiga usted, está incitando a la violencia colectiva. Pero no es de extrañarse ... ¡pero igual! ¡No sea... ¡puntos suspensivos!!

¿Qué pasaría si es que, de repente, todas las profesiones nos ponemos como Doña Caridad? Los periodistas también tenemos ese problema, pero nosotros sabemos que es necesario que haya otros profesionales que le den un punto de vista distinto a lo que un periodista nato pueda darle. Igualmente los profesores pudieran utilizar el apoyo y la instrucción didáctica de estos tremendos pesos pesados intelectuales que tenemos ahora en pleno plan “H”

“H” de Hueveo, no de H-Evaluadores, doña Caridad.

Además, ya para acabar, ahora van a hacer una reunión de delegados para decidir en qué fecha se les va a tomar el examen. ¿Por qué no mejor hacen también una comisión que haga el examen?

Uy. No tienes al demonio… Haga que no me escuchó, doña Caridad. Pero, por caridad... ¡ya pues!

Tags:

4 comentarios:

Juan Quispe García dijo...

Con esa opinión retrograda, quizas, se te antoja tomar un examen de comprensión lectora y razonamiento matemático a tu madre,y la despides; cuando ello solo es un aspecto de lo que debe saber una madre(aspecto conceptual) y donde queda el cariño, la responsabilidad, la forma de atender a los hijos(aspectos procedimentales y actitudinales), que una pobre prueba indique la idoneidad o mediocridad de un profesor es absolutamente falaz, la idoneidad del profesor se evalua permanentemente de acuerdo a la normatividad vigente( que el estado a través del Ministerio de Educación no las implemente adecuadamente, es otra cosa)Si te sacaste 70 en el simulacro, felicitaciones, entonces con esa lógica dirás que estas preparado para enseñar a alumnos ¿prefieres niños de Inicial o primaria? a ver si puedes.

Anónimo dijo...

Ese gordo, eres la cagada man, lastima que tengas a una perra de enamorada ja. Por otro lado, cuida tus palabras imbecil.

Anónimo dijo...

perra? presentamela entonces....pero es guapa? si no paso

Christian Manrique dijo...

El comentario que injuria a mi enamorada fue escrito por César Alberto Villarreal Guevara, cuyo IP lo mantendré en secreto por ahora.

Pero si sé quien es. Estudia en la PUCP en Publicidad y es una mierda de persona. Un aniñado que aprendió a comer sopa con sorbete a los 7 años y que se orinó en su cama hasta los cinco. Se cree rico, pero es más feo que una patada de burro en los huevos. Para con su grupito de niñitos aniñados que le paran alabando sólo porque su papi es coronel del ejército y... otras perlas más.

¿Cómo lo se? Averiguando pues, insulso inútil.

Lo que no me impresiona tanto es que hayas escondido tu cara, como siempre. Lo que demuestras es que eres un tremendo maricón que le pega a las mujeres.

Si quieres insultar, insúltame a mi. Con mi enamorada no te metes. Machista de mierda, zopenco insulso y de paupérrima mentalidad.

Agarra tu diccionario para que entiendas lo que te quise decir.