Ranking en Blogalaxia

BloGalaxia

Ranking en PeruBlogs

Peru Blogs

Ranking en BlogAdvance

BlogAdvance Top Blogs

viernes, setiembre 22, 2006

Charlie no debió morir...

Hoy me vi al espejo, como todos los días, para tratar de emparejar mi subversiva barba rojiza, mientras pensaba en todo lo que tengo que hacer el día de hoy: Ir a la universidad, comer, escribir en mi blog, ver a mi flaca, volver a comer, dormir y tratar de conquistar el mundo. Mientras pasaba la rasuradora automática por mis gordos cachetes blancos, pude ver en mis ojos marrones alguien atrapado, pidiendo auxilio a gritos.

Me pareció recontra extraño. Al menos que de tanto parar con Hans me esté drogando sin saberlo o que paro mucho con mi viejita pegando sus trabajos con telokal y paro absorviendo su adictivo aroma, podría quizá justificarse esa visión.

Apagué la máquina y me acerqué para ver mejor.

En mi iris estaba yo. Mi antiguo yo. Mi otra personalidad. Aquel "Charlie" que terminó de morir en el verano del 2004. Aquel que tanto me hizo daño... el que no me debaja progresar.

Ya he hablado de el en otras ocasiones, durante mi estrepitosa crisis de existencialismo en julio de este año. Quizá es una bipolaridad, porque somos altamente distintos.

Para ser sincero, la careta es muy frágil. Quienes me conocen, lo saben. Quienes no, caen fácilmente en diferenciarlos. Por eso, fui inestable. Por eso pudieron jugar conmigo.

Por eso, y por muchas cosas más, hace dos años lo terminé de matar. Y, para serles sincero, no estoy arrepentido. Me ha ido mucho mejor. Gracias a esto, pude convertirme en lo que soy ahora: un chico centrado, maduro, simple y, para muchos, raro. Raro porque no reacciono como quiere la gente.

No me duelen los funerales. ¡Mejor, que se mueran! Así ya no sufren más. Odio a los Estados Unidos, porque son unas parias que piensan que el mundo es suyo. No le compro caramelos a los niños que se mueren por venderlos en las combis, porque se muy bien que esa plata no irá para ellos, sino que sus padres se la llevarán en peso para chupar.

Odio al peruano mediocre.

Odio a las chicas que dicen: "me quiero casar contigo" cuando sólo conocen al pata por menos de 5 meses... y también a los patas cojinovas que prometen lo mismo.

Odio la música cursi. Odio a las mujeres, porque se comportan de manera tal que cualquier hombre con un IQ superior a 140 puede aprovecharse de ellas. Y odio a los hombres que hacen lo mismo. Y odio a sus padres, que les enseñaron a ser como son. Mas puros son los instintos tribales ... ahí eramos felices todos.

Odio a las personas que piensan que el mundo gira alrededor de ellos, porque su falta de autoestima e inseguridad minarán todo su trayecto y morirán solos y abandonados a su suerte ... y por su propia culpa.

No le regalo rosas a mi enamorada, al menos que sea necesario. No la llevo al cine, porque me parece muy caro y un comportamiento socialmente aprendido, justificado como: "Todos los enamorados lo hacen, ergo tu también lo debes hacer". No le digo "amor" ni me llevo muy bien con su padres, por ser como soy. ¡Y aún así me aguanta!

Odio la política, porque se aprovechan de la gente estúpida que vota. En la primera voté por Lourdes, porque me di cuenta que los "concientes" de Valentín pensaron con el corazón y fregaron al Perú, ya que luego vino "Caballo Loco". Voté por Alan en la segunda vuelta, marcando con la boca, para no ensuciarme las manos. Y ahora, esta sabe a mierda.

Odio a los peruanos mediocres, que según las estadísticas de Apoyo superan el 80% de la nación. Y odio a los que no los guían bien. Odio a sus profesores, porque no están preparados y enseñan huevadas. Todos los alumnos repiten los mismos temas desde 3ro a 6to de primaria, porque si no pasan ... ¡repiten de año! ... ¡EL HORROR! ... Bruto de mierda, pues.

Odio a los católicos, porque creen en un librito de cuentos más violado que Natalia Kampush por CarloMagno, cuando invadió Roma y se coronó emperador y además, porque son falsos profetas de su religión. ¡Qué fácil es confesarse! ¡Qué fácil es arrodillarse ante una estampita o una acumulación de yeso y pedir, como si esa idea de diosito fuera faite!

Odio a los evangélicos, por ser los alqaedanos cristianos y por tener un complejo de inferioridad tan grande que se creen una especie de milicia y obligan a otras personas a convertirse, bajo amenaza de irse a un lugar cálido lleno de azufre llamado "infierno". ¡Y hay gente estúpida que les cree! También a todas las sectas.

¿Por qué los seres humanos nos matamos por ideas tan estúpidas?

¿Por qué somos tan estúpidos?

¿Por qué nos parece más importante el perreo chacalonero que hacer algo por nuestra nación?

Odio a todo el mundo y me odio a mi mismo... porque me he dado cuenta, hoy... que definitivamente aún sigo pagando mis culpas. Porque no debí dejarme matar por mi otro yo. Ni yo tampoco debí haberlo matado.

Charlie no debió morir... pero si estuviera vivo, ambos estuvieramos muertos.

Mientras terminaba de afeitarme, pensé. ¿Cuándo empezó su larga muerte? ¿Qué me llevó a convertirme en este mounstro insensible que soy ahora?

4 comentarios:

เฮอเบิร์ด dijo...

¿Por qué no te relajas y tomas todo de forma más, no sé, tolerable?
Saludos.

Peregrino dijo...

Mmmm hay una contradicción en tu propuesta, si realmente fueras insensible, como te declaras en el post, no estarías escribiendo lo que escribes, es decir no te importaría para nada justificar tus acciones.

Es justamente tu falta de ajuste, tu falta de insensibilidad lo que te permite y te hace cuestionar las situaciones que odias.

No pretendo criticar tu postura, pero es mas una pose que una realidad, ya que desde mi punto de vista uno critica (odia), de la manera como lo haces, justamente por que te importa, no por que eres insensible.

Nos leemos.

Poli0Pollo dijo...

los yos no se pueden matar, solo se duermen o se ocultan. Todo monsturo que creas sigue ahi detro tuyo, solo falta el estimulo para que salga...y vive como te de la gana.

Anónimo dijo...

Dtb