Ranking en Blogalaxia

BloGalaxia

Ranking en PeruBlogs

Peru Blogs

Ranking en BlogAdvance

BlogAdvance Top Blogs

sábado, julio 22, 2006

Cavernicolismo Ilustrado.



El día de hoy me he levantado con pensamientos revolucionarios. Revisando mi casilla electrónica encontré mensajes rosas de antiguas enamoradas, que me hicieron recordar varios pasajes de mi pecular comportamiento amoroso. Y francamente ... no sé como Cynthia me puede aguantar.

En primer lugar, partiré de la siguiente tesis: El niño o niña, cuando nace, es adoctrinado con cierto tipo de comportamientos que se basan en la concepción del Rol del Hombre y del Rol de la Mujer, que parten de una convención de las distintas tareas que tienen cada uno.

Es por eso que cuando una niña nace, la envuelven en una toalla rosada, y al niño, en una azul. Cuando crecen, a los niños se les regala un un camión de Bob el Constructor y a las niñas una cocina o una Barbie. Al año, las madres se empecinan a hacerle dos colas a su nena con su poco pelo, provocándole un inmenso dolor en el cuero cabelludo.

En un estudio que hicieron en Europa, según nos cuenta la eminente psicóloga argentina Emilce Dio Bleichmar, al momento que se trastocan esta norma producen diferentes sentimientos. A un grupo de padres se les hizo este experimento de envolver a sus hijos al nacer en una manta rosada - sin decirles, obviamente- y pensaron inmediatamente que eran niñas, viéndoles en sus bebes los rasgos de una bebita: tersura de piel, rasgos delicados, ojos delgados con pestañas arqueadas, etc, etc.

Cuando les informaron que era un estudio, los padres rápidamente cambiaron su discurso sobre su hijo. Análogo caso fueron con los padres de las niñas que fueron envueltas en mantas azules: los rasgos toscos y mentón pronunciado desaparecieron como por arte de magia al momento de colocarle en esta manta rosada socialmente aceptada.

En otras palabras: las mujeres tienen un molde prefabricado desde niñas y los hombres también.

Regresando al tema, yo tengo una peculiar forma de comportarme cuando estoy con mi enamorada.

- No me acuerdo de las fechas importantes. No le veo la necesidad.
- Regalo rosas una vez al año, por obligación.
- ¿Poemas? ¡Jah! Primero muerto.
- A la pregunta: "¿Estoy gorda?" yo respondo que: "Si".
- Salidas a la calle, de vez en cuando. Sólo es obligatoria si juega la selección peruana o Sporting Cristal.
- Si veo una chica simpática, no dudo en mirarla o suspirar un piropo. Mi regla vital es: "mira, pero no toques". Esto se compensa con que me gusta que a mi enamorada le lancen un piropo, ya que yo pienso: "yo tengo acceso a los bienes y tu no".
- Si se encapricha en hacerme cambiar en algo de mi vida... ¡ni de a vainas!
- No soy celoso. Si quiere salir con sus amigas o con sus amigos... ¡que salga, pues! ... El hecho que esté conmigo no me da derecho a firmar un contrato de exclusividad con ella.
- De detalles... muy pocos. Me da flojera.
- Dejé las serenatas al momento que el papá de Paula me persiguió toda una cuadra con una sartén en la mano. A partir de ahí, todos mis suegros se han pasado la voz y me la tienen jurada. Ni qué decir de las suegras...
- No soy romántico.
- Aquí viene lo que más me les jode: No soy cursi. A la primera que me dice cualquiera de los siguientes epítetos: bebito, amorcito, amore, cuchi-cuchi, amor de mi vida, vida, novio, gatito, niño, mi bebe, etc ... la respuesta será un estatequieto.

Lo único que acepto, a regañadientes, es que me llamen en honor a algún pariente del cerdo.

Es por eso que yo me considero un cavernícola ilustrado. Yo creo firmemente que ese tipo de atenciones para con la mujer, como son:

- Hablarle como cojudo (como bebito)
- Ponerle apodos diminutivos.
- Encerrarla para que uno sea su mundo, su dueño, su guardián y su taladro (traca, traca, traca)
- Celarla con sus amigos, sus hermanos e inclusive su padre o su perro.
- Entretenerla cumpliendo una serie de ritos en los que gasta plata es el hombre, etc

son una especie de formas en las cuales se denigra su dignidad como ser humano, al considerarla implícitamente como algo inferior.

En el amor cortés, que muchas de estas chicas son víctimas por culpa Candy, Sailor Moon y Floricienta; el hombre es aquel que tiene que hacerlo todo por ella. Creen que el amor es para siempre. Creen que de amor pueden comer.

Por eso los Romanceros Criollos lo dicen bien bacán en la siguiente frase: "Tranquila china, no te me apures. Tranquila china, no te me asustes. Si yo te abrazo es para que se unan nuestros corazones. Mira, chinita, que yo siempre he tenido buenas intenciones. Tranquila china. ¿Por qué casarse? Es muy temprano para amarrarse. Mira, que ya se que tu quieres que yo te haga tu casa en La Punta..."

Interpretando: Nosotros, los cavernícolas ilustrados, tenemos buenas intenciones para con nuestras enamoradas. Sólo que nuestra forma de querer es proporcionarles una calidad de relación en la cual muchos confunden como el amigo con privilegios. Tampoco es así. Yo dejo que mi enamorada tenga su propia vida. No la ato a mi. En buena jerga peruana, le suelto la correa.

Quizá por mi confianza de cavernícola, Paula me sacó la vuelta infinitas veces. Pero bueno ... era ninfómana.

Pero ahora, yo confío en Cynthia. Ni vuelta que darle.

(*) Foto tomada de http:// lacavernadefilosofia.iespana.es

PD: Explicado esto, ya puedo escribirles sobre "Alzacia a la Lorena, que se ve tan bien" y "Urpichay"

2 comentarios:

Captain_Ross dijo...

El capitan cavernicola era muy divertido!!! Me gusta la foto del capitan jajaja

mobilemob dijo...

Very pretty site! Keep working. thnx!
»