Ranking en Blogalaxia

BloGalaxia

Ranking en PeruBlogs

Peru Blogs

Ranking en BlogAdvance

BlogAdvance Top Blogs

lunes, agosto 21, 2006

Telegrama abierto de uso privado.

Podría ponerme de una vez en plan de serio. Luego, me miro al espejo y me digo a mi mismo: "Ni cagando".

Me rio de mi estupidez. Increíble cómo uno puede dejar de prestar atención a esos pequeños detalles.

Si lo hubiera hecho, no estaría en donde estoy ahora.

Hasta ahí nomás quedas, te digo.

Porque ya te tuve en mi delante y no me resultaste tan sorprendente. Nada del otro mundo.

Ya sabes que te hablo a ti, maldita sea.

Hoy me voy a acostar sintiéndome diferente.

Un puerco de un solo charco.

3 comentarios:

Luiggi dijo...

A veces cuándop uno se mira al espejo se caga de risa cómo te paso , que bueno que te halla causado risa y no otra cosa.

Nos leemos.

Luigi

Christian Manrique dijo...

¿Nunca te ha pasado que te ves al espejo y piensas que no eres la persona que ves del otro lado? Es extremadamente jodido.

A mi, personalmente, me causo gracia, ya que prefiero reirme de mi mismo antes de hacer otras cosas.

Pero, a lo que yo me refería con este telegrama abierto de uso privado es que hace unas semanas tuve un problema con una chica a la que no la había visto en varios años y que vino con intenciones separatistas - para esto, tengo enamorada.

Ergo, este telegrama va más dirigido hacia ella.

interventor dijo...

Yo tengo una buena sobre el espejo. Escuchen, dicen que debe ser de noche, la luz apagada, solo alumbrate con una vela y mirate fijamente al espejo, concentrado, y a tu lado, vas a ver otros seres.

En parte, es cierto lo dicho en los cuentos de hadas, como el de ¿La bella durmiente o Blancanieves? Esa la de espejito espejito quièn es el màs bonito (jaja te imagino christian diciendo eso). Pero se dan cuenta què tan alienados estamos, no se actualmente què enseñaran en los colegios o la educacion que se le de al ser humano en su misma casa. Tan alienados para transmitir cuentos de otras "culturas" y no de nuestras supuestas raìces.

¿Sirviò tu espejo de algo, señor Pez-Cavernìcola?

Jaja ni siquiera he leìdo la entrada.